Psicoanálisis

¿Qué me distingue con mi práctica psicoanalítica?

El psicoanálisis es un método y técnica de tratamiento con amplio fundamento teórico y práctico. Tiene su origen en Freud en el siglo XIX, aunque como toda disciplina ha ido evolucionando en todo este tiempo.

El psicoanálisis implica una escucha profunda, atenta y activa del paciente. Va más allá de las palabras y atiende las problemáticas de niños, adolescentes, adultos y mayores; se trata de una escucha de la singularidad de la persona.

El psicoanálisis, partiendo de la generalidad psicológica -psicodinámica-, presta atención a aquello que a cada persona, atravesada por su propia vivencia, sus particulares experiencias, la ha hecho un sujeto singular. Interesa cómo cada uno ha podido construirse como persona, cómo cada uno lidia con los avatares de la vida. Es este acento en la singularidad, esta escucha clínica, lo que caracteriza al psicoanálisis.

Es, también, una terapia en la que el paciente toma una posición activa, es éste quien ha de encontrar sus propias formas para enfrentar aquello que padece. Considero este aspecto técnico además un principio fundamental pues conlleva un profundo respeto, ya que, si trabajamos con personas ¿no es lo más honesto ayudarles, a través de nuestras «herramientas de psicoanalistas», a encontrar sus propias respuestas, a que puedan llevar a su manera la vida?

Y es que no es fácil esta tarea, porque muchas veces la voluntad, pese a estar y ser buena, no resulta suficiente para sentirse bien; uno trata conscientemente de cambiar tal o cual hábito, pone empeño en no hacer o en hacer tal o cual cosa, en cambiar conductas o comportamientos… y sin embargo, vuelve a caer en lo mismo, sigue padeciendo. A veces, la voluntad no es suficiente. Hay algo más, que no entendemos qué es, que nos acompaña y nos hace sufrir, y que nos hace todos nuestros intentos, frustrados. El psicoanálisis es ahí donde lleva la mirada, a ese punto que frustra nuestros intentos.

El último aspecto que quiero resaltar es otro punto técnico, que trata sobre el propio psicoanalista. Como dije, venimos tratando con personas -en el sentido más humano y singular de la palabra-, y de eso, de ser persona con su propia historia, dificultades y características,  no se libra -afortunadamente- ni el más formado en terapia. Es por esto que es un pilar básico del método psicoanalítico el propio psicoanálisis del  terapeuta, con el sentido de atender a estos elementos para que no perjudiquen en el trabajo, y poder así facilitar la curación del paciente en su singularidad.

Call Now Button